El Oxigeno, nutriente fundamental

El oxigeno como nutriente
Sepa por qué el oxigeno es tan importante en nuestra vida y para nuestra salud. Aprenda también como incrementarlo.

El oxígeno es un componente fundamental para la ida y originalmente, estaba presente de manera importante en nuestra atmósfera, siendo el 38-50% conformada por oxígeno. Después de algunos años, la creciente contaminación, la destrucción masiva de las selvas tropicales y la reducción de otros productores naturales de oxígeno, ha disminuido la concentración de oxígeno en nuestra atmósfera del 38% a menos del 20%, especialmente en zonas altamente pobladas e industrializadas.

Debido a que nuestros organismos no están diseñados para niveles de oxígeno abajo del 20%, estos comienzan a acumular toxinas en sus sistemas, células, tejidos y órganos. Si esta situación bajara a niveles del 6%, el cuerpo humano moriría por asfixia.

En algunas ciudades altamente industrializadas, donde el nivel de oxígeno se encuentra por debajo del 15%, no permiten que los niños salgan al exterior ya que pueden sufrir daños respiratorios. Actualmente en ciudades industrializadas, se están abriendo "bares de oxígeno" donde la gente que sufre de deficiencias de oxígeno, pueden ir a recargarse de este vital elemento. Podemos vivir por semanas sin alimento, por días sin agua; ¡pero solo podemos sobrevivir unos minutos sin oxígeno!

Cómo afecta la baja concentración de oxígeno en el organismo

Hoy día, es claro que el ser humano está funcionando menos y menos efectivamente debido a la creciente falta de oxígeno. La deficiencia crónica de oxígeno a nivel celular lleva a la acumulación de toxinas peligrosas y desechos ácidos en nuestros sistemas, creando un ambiente propicio para el desarrollo de bacterias nocivas, virus y patógenos. Esta condición anaerobia puede producir mutaciones celulares.

El Dr. Otto Warburg, dos veces ganador del Premio Nóbel, dijo: ¨La principal causa del cáncer es el reemplazo de la respiración normal de oxígeno, en las células, por la respiración anaerobia¨ (falta de oxígeno).

El Oxígeno es esencial debido a que es nuestro principal agente purificador ya que este, oxida las toxinas y desechos orgánicos, de tal forma que nuestro cuerpo puede desecharlos efectivamente a través de los canales normales de eliminación: respiración, transpiración y excreción. Necesitamos oxígeno para la salud y energía, y debido a que nuestro moderno estilo de vida y polución, necesitamos algo simple y efectivo que pueda proporcionarnos mayores niveles de oxígeno, para que nuestro metabolismo se haga más aerobio y pueda eliminar estos desechos que se acumulan dentro de nuestro organismo.

Producción de energía: Adenosín Trifosfato (ATP)

En su libro, “Inunde su cuerpo con oxígeno”, Ed McCabe dice que bastante oxígeno hace ATP aeróbico. Cada célula tiene su maquinaria que se llama mitocondria (una estructura que se encuentra, en diferentes cantidades, dentro del citoplasma celular). El ATP es el combustible que emplea la “maquinaria” celular. Nuestras células no emplean los nutrimentos que consumimos para el suministro inmediato de energía; sino que, conforme se requieren, las células preparan un compuesto rico en energía denominado ATP.

Esta sustancia consiste de una molécula de adenina y ribosa (conocida como adenosina) combinada con 3 grupos fosfatos y átomos de oxígeno. Una considerable cantidad de energía química se almacena en esta molécula de ATP. Cuando el enlace más externo de dicha molécula se disocia, libera energía equivalente a 7,000 calorías.

A pesar de que el ATP sirve como la energía disponible para todas las células, nuestro organismo sólo tiene capacidad de almacenar 3 onzas de ATP en un momento dado. Esto proporciona energía suficiente solo para unos 5-8 segundos de actividad extenuante. Para que nuestras células proporcionen una fuente continua de energía, están sintetizando ATP continuamente. Esto significa que mientras mayor sea la concentración de oxígeno en el organismo, nuestras células tienen mayor capacidad de generar energía. Por lo anterior, O2 puede ser sumamente importante para la generación de ATP.

¿Cómo podemos aumentar el oxígeno?

1) Puedes aumentar el oxígeno en tu cuerpo a través de ejercicios de respiración profunda, como por ejemplo los que se practican en el yoga.

2) Recuesta tu cuerpo sobre una manta cómoda y relájate. Respira profunda y lentamente en ritmos de cuatro tiempos, contando del uno al cuatro en tu mente. Mantén al mismo tiempo el aire en tus pulmones, exhalando por el mismo periodo de tiempo. Intenta este ejercicio de respiración profunda variando las posturas, como por ejemplo sentándote en postura de meditación, haciendo la postura de perro mirando hacia abajo que se usa en yoga, etc.

3) Ciertos alimentos están llenos de antioxidantes. Para promover la oxigenación en la sangre, ingiere más alimentos que contengan vitamina E, como por ejemplo pescado, semillas de girasol, semillas de cabalaza y nueces de castilla. De igual manera, alimentos ricos en vitamina C, como las uvas, naranjas, papayas, y mangos, son buenas fuentes de alimentos para mantener tu sangre oxigenada.

4) Ejercítate con frecuencia. El ejercicio aumenta la capacidad del corazón para bombear más sangre a los pulmones, lo que permite que más oxígeno sea distribuido a los tejidos. Intenta realizar ejercicios aeróbicos varias veces por semana, como por ejemplo spinning, ejercicio en la elíptica, kickboxing, natación, y más.


Producto recomendado: Aerobic Plus
¡Adiós al cansancio y la falta de Aire!
Oxígeno y Energía en cápsulas -
ALTA BIODISPONIBILIDAD
Consígalo aquí

Volver arriba Volver al Inicio